Recate en el Cajón de Arenales

Reporte de accidente fatal en Arenales, Mendoza, Argentina

Fecha del accidente: 11/11/2018

Víctimas: Aldana Floris y Juan Sileoni

Elaborado por Ignacio Elorza

Análisis y estudio en el terreno por:
Insp. Gonzalo Fuertes (Policía de Mendoza: Unidad Patrulla de Rescate y Auxilio en Montaña)
Ofical Aux. Alberto Bianchetti (Policía de Mendoza: Unidad Patrulla de Rescate y Auxilio en Montaña)
Martín Molina (Guía de montaña)
Lucas Dauria (Guía de montana)
Ignacio Elorza (Geólogo/Autor de la guía de escalada ARENALES 2016)

Ambulancia esperando trasladar los cuerpos rescatados en el Cajón de los Arenales, tras el fatal accidente.
Foto: Mario Ferreya, www.cadena3.com

Las agujas Carlos Daniel y Julio Benay, mirando hacia el Sur Suroeste desde el Cajón de los Arenales.
Foto: www.camptocamp.org


Escenario de escalada / accidente

El domingo 11 de noviembre dos cordadas (4 personas) de escaladores se dirigen a escalar en roca granítica a la Aguja Carlos Daniel situada en el margen SW del tapón (morrena) en el Valle del Cajón de Arenales, Tunuyán, Mendoza. El estado del tiempo era bueno y soleado con escasas nubes.

La cordada (A) formada por Angelina Di Prinzio y Diego Cofone escalan por la vía “Zafarrancho con los ganchos 6c 180m”- Escalada Tradicional -(CremaschiFernández-Heras 1993); y la cordada (B) formada por Aldana Floris y Juan Sileoni escalan por “ Azuquita caballero 6a+ 300m” -Escalada Tradicional- (FernándezHeras 1993). Ambas cordadas ascienden con éxito hasta una gran repisa, situada a unos 5 largos de cuerda, donde se reúnen y deciden comenzar a bajarse rapelando por diferentes rutas.

La cordada A se baja conectando estaciones de rappel por el centro de la pared NNE de la aguja y la cordada B travesía más a la derecha para rapelar por los anclajes fijos y naturales de la vía “Deja ya de joder 6a 280m” (CremaschiFernández 1996). La dos cordadas se separan en la repisa y cada una comienza a bajarse por su cuenta.

Al cabo de un rato, aproximadamente a las 18:30 hs, la cordada A ( se encontraba en los anclajes arriba de los monolargos de “deditos finos 6c” cuando observan hacia su derecha y ven a la cordada B en el suelo, muy golpeados y lastimados luego de sufrir un caída. Inmediatamente bajan rapelando al suelo y les brindan primeros auxilios.

Juan Pablo Sileoni y Aldana Flores. Foto: www.diariouno.com.ar

Juan Sileoni. Foto: Facebook Juan Sileoni

Aldana Flores. Foto: Facebook Aldana Floris


Las dos personas aun estaban con vida pero con gravísimos danos internos, golpes y quebraduras.

Cofone se queda en el lugar con ellos y Di Prinzio baja hasta el refugio del Cajón a buscar ayuda. Allí se encuentra con Mayda Loyola y Juan Pablo Cano, a quienes le comunica del accidente. Loyola baja hasta Gendarmería Portinari a dar aviso y se comunica por celular con Leo Zácolo e Ignacio Elorza para activar la emergencia en el Comisión Voluntaria de Asistencia y Auxilio en ArenalesFundación Piedra Libre.

El estado el tiempo comienza a desmejorar, empieza a llover Mientras tanto Di Prinzio y Cano suben con la una camilla nuevamente hasta el lugar del accidente y luego, al rato, personal de Gendarmería llega con otra camilla.

Al llegar a la base de la Aguja Carlos Daniel, siendo aproximadamente las 20:30 hs del domingo, los escaladores Aldana Floris y Juan Sileoni fallecen debido al gran golpe sufrido por una caída libre de 55 metros al suelo.

Posteriormente arriban personal de la Policía de Mendoza: Unidad Patrulla de Rescate y Auxilio en Montaña, Comisión Voluntaria de Asistencia y Auxilio en Arenales-Fundación Piedra Libre y Defensa Civil. Ya no había mas nada que hacer al respecto.

Durante la noche del domingo 11 y madrugada el lunes 12, con un estado del tiempo adverso y fuertes lluvias, todo el personal involucrado baja a las víctimas hasta el puente de la entrada del Cajón de Arenales y son trasladados Tunuyán.

Aguja Carlos Daniel vista desde el Nor-Noreste, Mendoza. Foto: www.camptocamp.org

Línea roja vía “Azuquita caballero”, línea blanca vía “Zafarrancho con los ganchos”, línea de puntos amarilla es la gran repisa en la mitad de la aguja, línea azul vía “Deja ya de joder” con sus respectivos anclajes de rapel, círculo amarillo marca el anclaje desde donde rapelaron y desde el cual estaban trabadas las cuerdas, circulo rojo en anclaje natural desde donde cayeron al suelo los escaladores, y rectángulo rojo indicando área aterrizaje


Analisis del accidente

Observación y descripción insitu (15/11/2018)

Diego Cofone, el primero en hacer contacto con los accidentados, los encuentra unidos (a los dos escaladores) con sus respectivos cabos de anclaje/autoseguros a un anillo de cordín doble cerrado de 6 mm de diámetro. El anillo de cordín no estaba roto y las dos personas cayeron al suelo unidos a él. El cordín no era nuevo y tenia un desgaste natural y decoloración que indicaría que ya estaba el la pared como anclaje natural para rappel, y además tenía un nudo y una oreja de rappel ya gastado por rapeles anteriores.

Cordines encontrados


Las cuerdas nunca cayeron al suelo, ni se encontró alguna cuerda cortada. Durante la investigación encontramos dos cuerdas de colores similares (verdeamarillo) y de diámetros parecidos 9-10mm, las cuales estaban anudadas en un extremo (nudo cola de vaca) y pasadas directamente por las orejas de 3 cordines que formaban triángulos de fuerza atados a dos chapas/parabolts (anclajes fijos en la pared) que constituyen el 4to relevo/rappel de la vía Deja ya de joder. El nudo de unión de las cuerdas estaba muy apretado contra el ojal de los cordines.

Las cuerdas no cayeron al suelo


Las cuerdas estaban orientadas, no el la línea común de bajada de la vía, sino que estaban hacia la izquierda del rappel (mirando a la pared) y pasaban por sobre una gran repisa redondeada que les ofrece una gran fricción y rozamiento.

Al llegar al extremo del rappel por las mismas cuerdas y luego de buscar más de una hora en los alrededores posibilidades de anclajes naturales o rocas que mostraran evidencias de rotura, encontramos una repisa, en diagonal a la izquierda, en donde el anillo de cordín original encajaba a la perfección en un anclaje natural (puntón de roca), el cual estaba firme y en una posición baja (altura entre las rodillas y la cintura) respecto a la persona cuando uno se para en la repisa.

Orientación de las cuerdas

Ubicación del anclaje


Desde ese punto y mirando hacia la estación de rappel superior, las cuerdas se encontraban en diagonal y en alta fricción con la repisa superior debajo de los anclajes.

Hicimos reiterados intentos de recuperar las cuerdas, tirando de ambas dos, y no pudimos recuperarlas. Las cuerdas en el anclaje superior estaban trabadas por el nudo y por la fricción con la repisa.

Unos 7 metros debajo de esta reunión natural y en un resalte/repisa pequeña, encontramos marcas de impacto de magnesio y de metal (aluminio de material de escalada), y siguiendo en línea recta en la vertical, podía verse las marcas de remoción de suelo en la base de la pared, producto del impacto del aterrizaje.

El anclaje natural se encuentra a 55 metros de altura de la base de la pared.

El juego de “stoppers” hace de escala; marcas de magnesio, y en la foto de la derecha puede
observarse abajo material de suelo removido en la zona de impacto


Interpretación

En base a las evidencias encontradas y la descripción anterior se interpreta lo ocurrido en la siguiente secuencia de eventos.

* La cordada (Aldana Floris y Juan Sileoni) luego de realizar su escalada por la vía “Azuquita caballero”, transitan por una gran repisa (mitad de la pared) hacia la derecha hasta encontrar el relevo de rapeles que conecta con la línea de bajada por la vía “Deja ya de joder”.

* Montan el rappel uniendo dos cuerdas de 60m, la pasan por el ojal de cordines y bajan en diagonal hacia la izquierda, desviándose de la línea de rappel normal que va más a la derecha, unos 55 metros hasta encontrar una repisa pequeña y un anclaje natural con un anillo de cordín en un puntón de roca. Se aseguran SOLO al anillo de cordín, NO realizan ningún “back up” (anclaje extra) y NO arman un relevo paralelo con equipo móvil. La altura del anclaje es relativamente bajo respecto al escalador cuando se para sobre la repisa y resulta difícil cargarle peso al anclaje para que este funcione correctamente bajo carga.

* Acto seguido comienzan a tirar de las cuerdas para recuperarlas. Resulta difícil distinguir de cuál cuerda tirar debido a que son muy parecidas. Las cuerdas, al estar pasadas directamente por cordines y al friccionar fuertemente por encima de la repisa redondeada debajo del anclaje superior, se encuentran trabadas y no corre ninguna de las dos.

En uno de los tirones, deciden cargarle mas peso y por un efecto de rebote elástico, la cuerda los levanta de la repisa lo suficiente como para que se salga el UNICO anclaje natural del cual estaban asegurados. En consecuencia, se desequilibran de la repisa y caen, impactando primero en un resalte 7 metros debajo y luego aterrizan en el suelo desde una distancia de 55 metros. Las consecuencias son fatales.

Aldana Flores escalando. Foto: Facebook Aldana Floris

Juan Sileoni escalando. Foto: Facebook Juan Sileoni


Conclusión

El accidente se produjo por un exceso de confianza y por negligencia humana.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *